emimundo

emimundo

Por estos días seguimos hurgando en los recuerdos para eternizar a Fidel, el comandante de siempre que supo aquilatar el verdadero valor del ser humano y situarlo en el centro justo de las prioridades para enaltecerlo.

Quiero también departir mi historia al lado del líder histórico de la revolución y hacerlo como modesto homenaje a su memoria, bajo la convicción de que siempre vivirá.

Corría el año 1991 y se formaban los primeros campamentos agrícolas para enfrentar el venidero periodo especial. Yo radicaba en ciudad de la Habana y convocados por la unión de jóvenes comunistas nos fuimos al Laborioso, instalación agrícola ubicada en las afueras de Güira de melena.

Allí los días bajo el sol, en extensos campos sembrados de tomates y boniatos, vi por vez primera a Fidel de carne y hueso. Dialogó largo rato con los integrantes de aquella fuerza de avanzada y bajo la presión de algunos compañeros me animé a preguntarle sobre las posibilidades de esparcimiento entre la fuerza joven allí asentada.

Con la mano sobre mi hombre derecho, ese hombre eterno me supo contar una añeja historia donde destacaba sus largas caminatas en Birán. Fue una clase en directo donde aprendí sobre el sacrificio que permite conquistas.

Más entrados los noventa, conocí en persona a un Fidel interesado como pocos en el crecimiento de la ciencia. Estreché su mano un día de mi cumple años durante la ampliación del centro de Inmunoensayo y lo observé con ese indagar perenne entre los investigadores de la fábrica de vacunas anti meningocócica.

Tuve así la suerte de estar muy cerca de Fidel, de escudriñarle su barba como de sierra maestra y sentir la mano suave y firme que al caminar intentaba mantener quietas detrás de la espalda.

Al paso de los días vuelven estos recuerdos. Así como le ocurre a millones ante el privilegio de una figura inmensa que pasó a lo eterno.

Fidel en primera persona.

Fidel por siempre. (+Fotos)



El mayaricero Frank Lugones, es un joven poeta y narrador que hace muy poco alcanzó el premio internacional de décima Canto a Fidel. El evento estuvo dedicado a los noventa años del líder de la Revolución cubana.

Ahora Frank, nos regala otra creación, a su decir, la que nunca quiso escribir.




Ni siquiera con la muerte.
Ay adiós que será divino,
yo me muero como viví.
Silvio Rodríguez.
Verde de Sierra que crece,
rojo de sangre, ¡victoria!,
mar revuelto en la memoria,
libertad que se engrandece.
                 Fidel, astro que florece
sin que su estancia se escombre
y se aglutina tu nombre
en millones de cubanos
que a un canto elevan las manos
a un hombre que es más que un hombre.

                 La parca vil, inclemente,
intentó verte apagado,
pero Fidel engendrado
siempre vivirá en la gente.
Cuba entera alza la frente,
llora, gime, se enternece,
mas la convicción se crece
elevándote a la gloria:
¡El que nace y hace historia
ni con la muerte fallece! 


Vivirás entre las cañas,
los cafetos, la sabana,
en todo lo que se hermana,
en el llano y las montañas.
Estarás en las hazañas
de cada patriota fuerte
como el caguairán que advierte,
que presagia y encamina,
porque tu obra no termina
ni siquiera con la muerte.


He escuchado aquel lamento
de dolor por tu partida,
he visto sangrar la herida
del mundo con sentimiento.
Fidel es el firmamento,
omnímodo y sabio adquiere
mil formas para que impere
por la eternidad su huella.
¡El que vive como estrella
ni con la muerte se muere!


Frank Lugones Cuenca.
26/11/2016.


Poeta de Mayarí regala obra a Fidel.

El Concepto de Revolución en Fidel (+Foto)


Presidentes, artistas, periodistas, diplomáticos, embajadores, ciudadanos comunes... un mundo de homenajes ha recibido el Comandante en Jefe Fidel Castro tras su fallecimiento en La Habana este viernes 25 de noviembre. Cubadebate las comparte con sus lectores tras un seguimiento minuto a minuto de la repercusión nacional e internacional de esta triste noticia.
Tomado de Cubadebate. 

#HastaSiempreComandante: El mundo rinde honores a Fidel

Carta a Donald Trump en respuesta a sus declaraciones sobre Fidel

SANTA CLARA. —Escucho la radio y me sorprende la noticia. No es cierto. Debe ser que estoy soñando. Doy vueltas en la cama y no puedo conciliar el sueño. Voy a la computadora. Me conecto y me desconecto varias veces. Llamo por teléfono a los amigos. Si, Fidel ha muerto, la noticia es cierta. Me duele y mucho. Trato de escribir y no me concentro. Esperaba su muerte, pero para la suya nadie estaba preparado...qué pena coño.
Y ahora, qué hacer cuando nos asalte una duda, estemos en problemas o la Patria esté en peligro. No puede ser, Fidel está vivo. Prefiero recordarlo vital y lúcido como siempre fue. Nos queda su legado. 
Él está en la sonrisa de los niños, en el llanto de mis hijas, de mi vecina, y el también el mío; estáen la bandera que ondea victoriosa, en la medalla de nuestros atletas, en todos los que luchan, no importa dónde; en los médicos cubanos que curan niños y salvan vidas en los más oscuros rincones del planeta, en el respeto que nos profesa el imperio, está en Raúl, en la confianza en la Revolución de quienes lo perdieron todo en Baracoa o Maisí.
Quién dijo que Fidel se ha ido.No vengan a tratar de confundirnos de nuevo diciendo que Fidel ha muerto. Fidel no morirá jamás. Su corazón agotado se detuvo, pero quedan sus ideas, y mientras ellas existan, habrá Revolución.

¿Quién dijo que Fidel se ha ido?

Por Arleen Rodríguez Derivet
“Se nos fue Fidel, ¿qué vamos a hacer sin él?”, me escribe Graciela Ramírez, la entrañable amiga argentina española que conocí en Madrid en 1992, a la cabeza de un grupo de exiliados latinoamericanos que arroparon a los cubanos en la Cumbre Iberoamericana de aquel año de euforias neoliberales en América Latina, cuando éramos la nave a contracorriente, vilipendiada y escarnecida en medios de todo el mundo.
“Tenemos que hacer lo que él nos dijo: mantener la Revolución”, le respondo, recordando un documental de la televisión canadiense que hemos visto hace poco juntas. “Fidel Castro: el hombre detrás del mito” muestra, por vez primera, imágenes del líder de la Revolución en el momento en que firma la Proclama del 31 de julio de 2006, haciendo dejación de sus cargos, desde una cama hospitalaria. Sus manos, cruzadas por sueros, ponen el papel ante la cámara. En el rostro se advierten señales inequívocas de convalecencia. Al parecer, nota dolor en las miradas que testimonian el acto y advierte que lo importante es que la Revolución no se pierda.
Roberto Chile, que filmó la escena, la estrenó ante un nutrido grupo de colegas hace pocas semanas y la reacción colectiva de entonces se parece bastante a la de estas horas de orfandad repentina: sobrecogimiento, lágrimas silenciosas, pero también admiración, orgullo, promesa. La Revolución no va a perderse.
Marcelo, un amigo uruguayo, que llegó adolescente a Cuba, junto a su padre tupamaro, llora desconsoladamente en la pequeña sala de su apartamento del Vedado y su esposa, que no sabe cómo aliviar esa congoja en un hombre que recién está saliendo de una batalla victoriosa contra el cáncer, me lo pone al teléfono. Entre sollozos él me dice exactamente lo mismo que Paquita Armas, la periodista que escribió enseguida una nota, pura lágrima, por el “hombre más grande del siglo XX”.
Desde Santa Clara, a donde recién llegaba para dar una conferencia, Mariela Castro me habla “con el pecho encogido” por la pena. Le duele físicamente la pérdida y la angustia doblemente por la conmoción que advirtió en su padre al trasmitir la noticia. Nos damos el pésame mutuamente.
Así ha pasado en toda la madrugada sin sueño, con los compañeros y amigos, el primero Atilio Borón, el politólogo argentino de visita en Cuba que nos llamó para preguntar y terminó siendo el que nos dio la dura noticia. Roberto y yo nos abrazamos, sin lágrimas. No era la primera vez de sentir que el dolor puede enmudecernos y hasta dejarnos sin el alivio del llanto. O quizás fuera la certeza de que una vida larga y excepcionalmente fértil como la de Fidel, sólo cabe celebrarla, cantando a la suerte de haber sido sus compatriotas y sus contemporáneos. Aunque hay que decir que ataca también una suerte de rabia silenciosa, esa de “no poder nada contra la muerte” como el Hombre del Poema de Vallejo.
Eso es, Vallejo, La Masa (*). Están por venir “todos los hombres de la tierra”. Es un decir, porque no caben en tan breve archipiélago todos los quisieran venir, pero estarán, incluso estando lejos, todos los que en el mundo conocieron y admiran la hazaña de aquel ser de sueños infinitos, que logró hacerlos realidad en vida, por milagro de voluntad y fe supremas. Y apenas mañana, cuando su cuerpo sea solo cenizas, ya lo sentiremos, levantándose y renaciendo, como Martí, en sus ideas y en la Masa. Por los siglos de los siglos. Amén.
(*) LA MASA
César Vallejo
Al fin de la batalla,
y muerto el combatiente, vino hacia él un hombre
y le dijo: “¡No mueras, te amo tanto!”
Pero el cadáver ¡ay! siguió muriendo.
Se le acercaron dos repitiéronle:
“¡No nos dejes! ¡Valor! ¡Vuelve a la vida!”
Pero el cadáver ¡ay! siguió muriendo.
Acudieron a él veinte, cien, mil, quinientos mil,
clamando “¡Tanto amor y no poder nada contra la muerte!”
Pero el cadáver ¡ay! siguió muriendo.
Le rodearon millones de individuos,
con un ruego común: “¡Quédate hermano!”
Pero el cadáver ¡ay! siguió muriendo.
Entonces, todos lo hombres de la tierra
le rodearon; les vio el cadáver triste, emocionado;
incorporóse lentamente,
abrazo al primer hombre; echóse a andar…

Al fin de la batalla


Tomado de Cubadebate
En este triste momento recordemos lo que dijo Martí: “No es que los hombres hagan pueblos, sino que los pueblos en su hora de génesis suelen ponerse vibrantes y triunfantes, en un hombre.”
Y las palabras de Fidel sobre el Che el 18 de octubre de 1967, son a su vez aplicables a Fidel:
La muerte del Che —como decíamos hace unos días— es un golpe duro, es un golpe tremendo para el movimiento revolucionario, en cuanto le priva sin duda de ninguna clase de su jefe más experimentado y capaz.
Pero se equivocan los que cantan victoria. Se equivocan los que creen que su muerte es la derrota de sus ideas, la derrota de sus tácticas, la derrota de sus concepciones guerrilleras, la derrota de sus tesis. Porque aquel hombre que cayó como hombre mortal, como hombre que se exponía muchas veces a las balas, como militar, como jefe, es mil veces más capaz que aquellos que con un golpe de suerte lo mataron.
Sin embargo, ¿cómo tienen los revolucionarios que afrontar ese golpe adverso? ¿Cómo tienen que afrontar esa pérdida? ¿Cuál sería la opinión del Che si tuviese que emitir un juicio sobre este particular? Esa opinión la dijo, esa opinión la expresó con toda claridad, cuando escribió en su mensaje a la conferencia de solidaridad de los pueblos de Asia, Africa y América Latina que si en cualquier parte le sorprendía la muerte, bienvenida fuera siempre que ese, su grito de guerra, haya llegado hasta un oído receptivo, y otra mano se extienda para empuñar el arma.
Y ese, su grito de guerra, llegará no a un oído receptivo, ¡llegará a millones de oídos receptivos! Y no una mano, sino que ¡millones de manos, inspiradas en su ejemplo, se extenderán para empuñar las armas!
Nuevos jefes surgirán. Y los hombres, los oídos receptivos y las manos que se extiendan, necesitarán jefes que surgirán de las filas del pueblo, como han surgido los jefes en todas las revoluciones.
No contarán esas manos con un jefe ya de la experiencia extraordinaria, de la enorme capacidad del Che. Esos jefes se formarán en el proceso de la lucha, esos jefes surgirán del seno de los millones de oídos receptivos, de las millones de manos que, más tarde o más temprano, se extenderán para empuñar las armas.
No es que consideremos que en el orden práctico de la lucha revolucionaria su muerte haya de tener una inmediata repercusión, que en el orden práctico del desarrollo de la lucha su muerte pueda tener una repercusión inmediata. Pero es que el Che, cuando empuñó de nuevo las armas, no estaba pensando en una victoria inmediata, no estaba pensando en un triunfo rápido frente a las fuerzas de las oligarquías y del imperialismo. Su mente de combatiente experimentado estaba preparada para una lucha prolongada de 5, de 10, de 15, de 20 años si fuera necesario. ¡El estaba dispuesto a luchar cinco, diez, quince, veinte años, toda la vida si fuese necesario!
Y es con esa perspectiva en el tiempo en que su muerte, en que su ejemplo —que es lo que debemos decir—, tendrá una repercusión tremenda, tendrá una fuerza invencible.
Su capacidad como jefe y su experiencia en vano tratan de negarlas quienes se aferran al golpe de fortuna. Che era un jefe militar extraordinariamente capaz. Pero cuando nosotros recordamos al Che, cuando nosotros pensamos en el Che, no estamos pensando fundamentalmente en sus virtudes militares. ¡No! La guerra es un medio y no un fin, la guerra es un instrumento de los revolucionarios. ¡Lo importante es la revolución, lo importante es la causa revolucionaria, las ideas revolucionarias, los objetivos revolucionarios, los sentimientos revolucionarios, las virtudes revolucionarias!
Y es en ese campo, en el campo de las ideas, en el campo de los sentimientos, en el campo de las virtudes revolucionarias, en el campo de la inteligencia, aparte de sus virtudes militares, donde nosotros sentimos la tremenda pérdida que para el movimiento revolucionario ha significado su muerte.
Porque Che reunía, en su extraordinaria personalidad, virtudes que rara vez aparecen juntas. El descolló como hombre de acción insuperable, pero Che no solo era un hombre de acción insuperable: Che era un hombre de pensamiento profundo, de inteligencia visionaria, un hombre de profunda cultura. Es decir que reunía en su persona al hombre de ideas y al hombre de acción.
Pero no es que reuniera esa doble característica de ser hombre de ideas, y de ideas profundas, la de ser hombre de acción, sino que Che reunía como revolucionario las virtudes que pueden definirse como la más cabal expresión de las virtudes de un revolucionario: hombre íntegro a carta cabal, hombre de honradez suprema, de sinceridad absoluta, hombre de vida estoica y espartana, hombre a quien prácticamente en su conducta no se le puede encontrar una sola mancha. Constituyó por sus virtudes lo que puede llamarse un verdadero modelo de revolucionario.
Suele, a la hora de la muerte de los hombres, hacerse discursos, suele destacarse virtudes, pero pocas veces como en esta ocasión se puede decir con más justicia, con más exactitud de un hombre lo que decimos del Che: ¡Que constituyó un verdadero ejemplo de virtudes revolucionarias!
Pero además añadía otra cualidad, que no es una cualidad del intelecto, que no es una cualidad de la voluntad, que no es una cualidad derivada de la experiencia, de la lucha, sino una cualidad del corazón, ¡porque era un hombre extraordinariamente humano, extraordinariamente sensible!
Por eso decimos, cuando pensamos en su vida, cuando pensamos en su conducta, que constituyó el caso singular de un hombre rarísimo en cuanto fue capaz de conjugar en su personalidad no solo las características de hombre de acción, sino también de hombre de pensamiento, de hombre de inmaculadas virtudes revolucionarias y de extraordinaria sensibilidad humana, unidas a un carácter de hierro, a una voluntad de acero, a una tenacidad indomable.
Y por eso le ha legado a las generaciones futuras no solo su experiencia, sus conocimientos como soldado destacado, sino que a la vez las obras de su inteligencia. Escribía con la virtuosidad de un clásico de la lengua. Sus narraciones de la guerra son insuperables. La profundidad de su pensamiento es impresionante. Nunca escribió sobre nada absolutamente que no lo hiciese con extraordinaria seriedad, con extraordinaria profundidad; y algunos de sus escritos no dudamos de que pasarán a la posteridad como documentos clásicos del pensamiento revolucionario.
Y así, como fruto de esa inteligencia vigorosa y profunda, nos dejó infinidad de recuerdos, infinidad de relatos que, sin su trabajo, sin su esfuerzo, habrían podido tal vez olvidarse para siempre.
Trabajador infatigable, en los años que estuvo al servicio de nuestra patria no conoció un solo día de descanso. Fueron muchas las responsabilidades que se le asignaron: como Presidente del Banco Nacional, como director de la Junta de Planificación, como Ministro de Industrias, como Comandante de regiones militares, como jefe de delegaciones de tipo político, o de tipo económico, o de tipo fraternal.
Su inteligencia multifacética era capaz de emprender con el máximo de seguridad cualquier tarea en cualquier orden, en cualquier sentido. Y así, representó de manera brillante a nuestra patria en numerosas conferencias internacionales, de la misma manera que dirigió brillantemente a los soldados en el combate, de la misma manera que fue un modelo de trabajador al frente de cualesquiera de las instituciones que se le asignaron, ¡y para él no hubo días de descanso, para él no hubo horas de descanso! Y si mirábamos para las ventanas de sus oficinas, permanecían las luces encendidas hasta altas horas de la noche, estudiando, o mejor dicho, trabajando o estudiando. Porque era un estudioso de todos los problemas, era un lector infatigable. Su sed de abarcar conocimientos humanos era prácticamente insaciable, y las horas que le arrebataba al sueño las dedicaba al estudio; y los días reglamentarios de descanso los dedicaba al trabajo voluntario.
Fue él el inspirador y el máximo impulsor de ese trabajo que hoy es actividad de cientos de miles de personas en todo el país, el impulsor de esa actividad que cada día cobra en las masas de nuestro pueblo mayor fuerza.
Y como revolucionario, como revolucionario comunista, verdaderamente comunista, tenía una infinita fe en los valores morales, tenía una infinita fe en la conciencia de los hombres. Y debemos decir que en su concepción vio con absoluta claridad en los resortes morales la palanca fundamental de la construcción del comunismo en la sociedad humana.
Muchas cosas pensó, desarrolló y escribió. Y hay algo que debe decirse un día como hoy, y es que los escritos del Che, el pensamiento político y revolucionario del Che tendrán un valor permanente en el proceso revolucionario cubano y en el proceso revolucionario en América Latina. Y no dudamos que el valor de sus ideas, de sus ideas tanto como hombre de acción, como hombre de pensamiento, como hombre de acrisoladas virtudes morales, como hombre de insuperable sensibilidad humana, como hombre de conducta intachable, tienen y tendrán un valor universal.
Los imperialistas cantan voces de triunfo ante el hecho del guerrillero muerto en combate; los imperialistas cantan el triunfo frente al golpe de fortuna que los llevó a eliminar tan formidable hombre de acción. Pero los imperialistas tal vez ignoran o pretenden ignorar que el carácter de hombre de acción era una de las tantas facetas de la personalidad de ese combatiente. Y que si de dolor se trata, a nosotros nos duele no solo lo que se haya perdido como hombre de acción, nos duele lo que se ha perdido como hombre virtuoso, nos duele lo que se ha perdido como hombre de exquisita sensibilidad humana y nos duele la inteligencia que se ha perdido. Nos duele pensar que tenía solo 39 años en el momento de su muerte, nos duele pensar cuántos frutos de esa inteligencia y de esa experiencia que se desarrollaba cada vez más hemos perdido la oportunidad de percibir.
Nosotros tenemos idea de la dimensión de la pérdida para el movimiento revolucionario. Pero, sin embargo, ahí es donde está el lado débil del enemigo imperialista: creer que con el hombre físico ha liquidado su pensamiento, creer que con el hombre físico ha liquidado sus ideas, creer que con el hombre físico ha liquidado sus virtudes, creer que con el hombre físico ha liquidado su ejemplo.
(Este texto es una colaboración de Nelson P Valdés)

Lo que dijo Fidel del Che vale para él mismo

!VIVA FIDEL¡

#HastaLaVictoriaSiempreFidel

Querido pueblo de Cuba:
Con profundo dolor comparezco para informar a nuestro pueblo, a los amigos de nuestra América y del mundo, que hoy 25 de noviembre del 2016, a las 10.29 horas de la noche, falleció el Comandante en Jefe de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz.
En cumplimiento de la voluntad expresa del compañero Fidel, sus restos serán cremados.
En las primeras horas de mañana sábado 26, la Comisión Organizadora de los funerales brindará a nuestro pueblo una información detallada sobre la organización del homenaje póstumo que se le tributará al fundador de la Revolución Cubana.
¡Hasta la victoria siempre!

Mensaje de Raul Castro Ruz.
Tomado del periódico Granma 

¡Hasta la victoria siempre!



Los economistas y contadores mayariceros recibieron este viernes el reconocimiento de las máximas autoridades del partido y el gobierno municipal en ocasión de su día de homenaje este 26 de noviembre.

El teatro del partido fue la sede del acto conmemorativo, donde la dirección de la asociación de economistas y contadores de Cuba (ANEC) en el territorio entregó certificados de reconocimientos a los miembros y secciones de base más destacados.

La ocasión fue propicia para que Pedro Giró Mejias, vicepresidente para la economía en la dirección del gobierno en Mayarí emitiera un saludo a los profesionales de las ciencias económicas y contables.

Durante la ceremonia los miembros de la ANEC depositaron una ofrenda floral en el Parque que perpetúa la memoria de los hermanos Martínez Tamayo, mayariceros que murieron En Bolivia junto a Ernesto Che Guevara.

Wilmer Figueredo Sánchez, miembro del Buró municipal del Partido Comunista, refirió la trascendencia de Cuba ante el mundo y en especial el compromiso de No abandonar las conquistas sociales.

Escuche el reporte íntegro.

Escucha"#Mayarí en el día del economista cubano." en Spreaker.

Reconocidos economistas de Mayarí (+Audio)


Luis Antonio Torres Iribar, miembro del comité central  del partido y primer secretario en la provincia de Holguín, comprobó la víspera la marcha del programa integral de Desarrollo aplicado en Mayarí.

En la industria del arroz el dirigente firmó la saca del cereal que completó las setecientas toneladas, cifra que sobrepasa en más de doscientas los planes establecidos para el presente año.

En predios del huerto intensivo Nipe, Torres Iribar conoció de los avances de este programa y dialogó  con Mariela Rodríguez, jefa del colectivo especial Las Marianas, fuerza de vanguardia de la empresa agropecuaria Guatemala.

En el horario de la tarde el también diputado al parlamento cubano, intercambió con los responsables de dirigir el programa Integral de Desarrollo en Mayarí y criticó severamente a los que No cumplen los compromisos.

La construcción de túneles y canales vinculados al trasvase este-oeste, la revitalización de vaquerías en Pinares de Mayarí y el emplazamiento de sistemas de riego para la agricutura estuvieron entre las prioridades del análisis.

Julio César Estupiñan Rodríguez, diputado al parlamento cubano y presidente de la Asamblea Provincial del Poder Popular en Holguín, hizo énfasis en la ejecución precisa del presupuesto.

Comprueban marcha del programa integral de desarrollo en Mayarí.


Los días del son dejaron sabores de madurez entre los fieles amantes de la cultura. El hecho de convertir en centro de los más importantes eventos a la sede de la UNEAC (Unión de escritores y artistas de Cuba) y a la Casa de la cultura local, valida la intensión de diversificar los escenarios donde hoy se solidifica el arte en Mayarí.

La presencia de Pancho Amat y sus magistrales clases de identidad musical, coronaron los  espacios y reafirmaron el carácter ecuménico del encuentro, sobre la base de ser más quien soy para ser distinto ante el mundo.

En esta edición fue ponderado el rol protagónico del pensar, sin descuidar los bailables en la plaza.

Hay que acotar el desempeño medular del sectorial de cultura, encargado de precisar cada detalle artístico, con el apoyo de varios organismos estatales que sin descanso laboraron días y madrugadas.

Madurez cultural del son.

PANCHO AMAT DESCARGA CON VOCAL EN SERIO EN #MAYARÍ


El encuentro de agrupaciones soneras Mayarí 2016 será austero. La frase se ha reiterado en varias ocasiones en la comisión organizadora del evento y no escapa a la reflexión de muchos.

Austero significa sobrio, justo, parco….señala que no habrá excesos y que los organizadores deben medir las consecuencias económicas de cada acto.

En medio de las siempre complejas situaciones por las que atraviesa la economía, sectores como el de la cultura tienen el encargo de solventar financieramente sus principales eventos, buscando sobre todo las garantías del pago a las agrupaciones musicales.

Pero este dinero no sale de las cuentas del referido sector, aunque fluya a través de éste. El fondo para los gatos del encuentro sonero se sostiene con los aportes de entidades como el comercio, que graba impuestos especiales a productos como la cerveza a granel. También contribuyen los permisos a cuenta-propistas y cobro por entrada al área.

Una cuenta especial recibe esta inyección económica, que en la mayoría de las ocasiones no alcanza para sufragar los gastos del festejo sonero.

Según cálculos del sectorial de cultura, para este encuentro solo en talento artístico están previstos gastos superiores a los 295 mil pesos. Dinero que va fundamentalmente al pago de las agrupaciones, que en la mayoría de los casos cobran más de 15 mil pesos por actuación. Algunas piden hasta 30 mil, por actuación.

Encuentro austero a la vista.

Oficina de la Spanish-American Iron Co. en el lugar mayaricero que fue siempre Cajimaya y que comenzó a conocerse como Felton después de la llegada de la Compañía americana. 1907
Por César Hidalgo

En la región norte oriental de Cuba, Mayarí es uno de los municipios de más larga y rica historia. En ese lugar los antepasados indígenas fomentaron importantes asentamientos que se consideran los más antiguos de Cuba. Seguramente que la  población originaria de Cuba escogió aquel lugar por la exuberante naturaleza: valles hermosos, montañas elevadas y varios ríos de grande caudal, entre últimos destaca el que da nombre al poblado principal.

Los orígenes del pueblo se remontan a 1757. Sin embargo y pese a los grandes aportes que hicieron sus hijos a la libertad y al fomento de la República, y también a las riquezas que atesoraba su suelo, tanto que su historiador Mario Vaillant Luna le llamó “Tierra de hierro, níquel, de pinos y de caña de azúcar”, Mayarí sufrió de un soberano abandono de las autoridades gubernamentales cubanas durante todo el periodo republicano.

El 31 de enero de 1936, con el apadrinamiento del Club Rotario de Antilla, se  agruparon un grupo de destacados profesionales del pueblo para constituir el Club Rotario local. Unos pocos meses después, el Gobernador del Distrito llegó a Mayarí con la carta constitucional que oficializó a aquel como el club en el número 3920 de Rotary Internacional. Antes, sin reconocimiento oficial, ya sus socios habían iniciado el trabajo de varias iniciativas en beneficio de la comunidad como por ejemplo: el arreglo de calles y caminos, la atención a centros estudiantiles y la educación patriótica de las nuevas generaciones. En estas actividades se contaba ya con el ímpetu de personalidades de la talla del mencionado historiador y periodista Vaillant Luna, hombre de fuerte estirpe martiana, que organizaba celebraciones en cada fecha histórica y que había conseguido que Mayarí tuviera Biblioteca Municipal. En esos momentos en el Oriente de Cuba solamente la tenían Santiago de Cuba y Manzanillo.

Club Rotario en Mayarí, Oriente, Cuba

El comandante de la Revolución, Ramiro Valdés Menéndez, constató este jueves los avances del programa Integral de desarrollo aplicado en el municipio de Mayarí.

El recorrido del miembro del Buró Político del Partido comunista de Cuba, incluyó una visita a las áreas donde construyen hoy la Presa Levisa, embalse que forma parte del Trasvase este-oeste y que contará con capacidad para almacenar más de ocho millones de metros cubico de agua y trasvasar poco más de ochenta millones a la Presa Mayarí.  

El vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, estuvo acompañado por Luis Antonio Torres Iribar, miembro del comité central del partido y primer secretario en Holguín y Julio César Estupiñan Rodríguez, diputado al parlamento cubano y presidente de la asamblea provincial del poder popular. 

El funcionamiento de una pequeña hidroeléctrica en la margen derecha de la Presa Mayarí, con capacidad para 2.9 Mega Watt hora, fue una de las prioridades del recorrido. 

Durante el itinerario Valdés Menéndez conoció detalles los beneficios de las más de 1300 hectáreas bajo riego artificial para el cultivo de viandas, granos y vegetales y del emplazamiento de un moderno taller automotor de la Empresa constructora de obras ingenieras número 16.

Ramiro Valdés constata programa integral de desarrollo en Mayarí (+Fotos)

Foto tomada de Tocororo Trave
Al reconocido músico cubano
Pancho Amat, estará dedicada la vigésimo sexta edición del Encuentro de Agrupaciones soneras Mayarí 2016, prevista entre los días 9 y 13 de noviembre venidero.

Aracelis Mustelier Cutiño, directora del sector de la cultura en este municipio holguinero, aseguró que en la ocasión el tresero y director del Cabildo del Son, será homenajeado en varios escenarios locales y será el invitado especial de la actividad denominada Encuentro del artista con el pueblo.

Hasta la fecha confirmaron su presencia en el mayor evento sonero de la provincia de Holguín, la orquesta femenina Caribe Girls, Septeto Santiaguero, Los Karachis, Orquesta Hermanos Avilés, Los Guayaberos, Tanameños, Septeto Cristal y Tainos de Mayarí.

Entre los invitados destacan varios septetos y diversos formatos musicales integrados por niños, continuadores de la vertiente sonera cultivada en el oriente de Cuba.

La vigésimo sexta edición del Encuentro de agrupaciones soneras en Mayarí, contará con sus habituales espacios de creación, como el certamen teórico y la Peña de los Munenes.

De manera especial en esta ocasión habrá una jornada dedicada a las familias musicales del Consejo Popular de Guaro, singularizando en los Neyra Lamarque, el día nueve de noviembre.

Pancho Amat vivirá a ritmo de Son en Mayarí.